miércoles, 13 de marzo de 2013

Cuando hacemos algo nuevo comenzamos una nueva vida

Realizar algo nuevo para cambiar nuestras costumbres requiere de un esfuerzo considerable por nuestra parte. 

Si estas nuevas acciones las realizamos con un alto nivel de motivación realmente no notamos el esfuerzo, pero en ocasiones aunque estemos motivados el esfuerzo lo sufrimos, un claro ejemplo de ello es cuando nos sometemos a una dieta. La motivación existe: Estar más saludables, más guapos, y sin embargo nos cuesta.

Hay estudios que nos dicen que se requieren 21 días de constancia, luchando contra nuestras viejas habitudes para cambiar por las nuevas. De tal modo que cada día que pasa esa nueva actitud, esa nueva costumbre se va arraigando en  nuestro ser, en nuestra vida.

Oscar Wilde en su maravillosa novela El Retrato de Dorian Gray dice - "influir sobre una persona es trasmitirle nuestra propia alma", y no es mi intención influir en nadie, sin embargo quiero compartir mi propia experiencia. Hace unas semanas me puse la meta de caminar al menos 30 minutos diariamente, al principio muy fácil, a partir del quinto día comenzaba a buscar pretextos, así que comencé a obligarme, ahora lo hago ya sin pensarlo, es parte de mi, de alguna manera he recuperado una parte de mi que tenía olvidada, y es que en mi vida había llenado muchas horas con cuestiones sedentarias que poco han ayudado a mi salud física, y que a pesar de acudir a la piscina o a clases como yoga o GAC, me había desligado de mi yo corporal, y al seguir el método de los 21 días me he vuelto a unir a él. 

Con ello quiero decir que realmente cuando hacemos algo nuevo, y lo hacemos con constancia, comenzamos una nueva vida. 

Del mismo modo que hay que permitirnos llevar una vida físicamente saludable, debemos permitirnos una vida mental y espiritualmente saludable, por lo que la lectura escogida es así como el pensamiento positivo, son buenas herramientas. Forcemos a nuestra mente a no permitir la entrada a nuestra vida a los pensamientos negativos o autodestructivos, permitiendo solo a los positivos y constructivos tener un lugar en nuestra cabeza.

A la larga o a la corta, los resultados que tendremos con esta actitud no serán cuestión de magia, sino de inteligencia emocional.

Hacer algo nuevo requiere constancia para que sea parte de nuestra vida,
pero al hacerlo comenzamos una nueva vida
.

3 comentarios:

naveg_ando dijo...

Es una excelente recomendación por varias razones, me gustaría que ampliaras la nota sobre el método de los 21 días.

Valentina Noyola dijo...

Muchas gracias por el comentario, hablaré más sobre el método de los 21 días.

Anónimo dijo...

Es muy interesante, pero me gustaría que explicara más ampliamente cómo llevarlo a cabo y cómo superar las dificultades que se presentan.
Muchas gracias.